Conversatorio con Moira Millán: Coordinadora del Movimiento de Mujeres Originarias por el Buen Vivir

El viernes, 27 de octubre de 2017, a las 19hs, en t.i.c.t.a.c.

El pueblo Mapuche lucha por la defensa y recuperación de sus tierras, en contra de las violencias, que mediante dispositivos represivos, jurídicos, económicos, culturales y sociales, los estados colonialistas de Chile y Argentina historicamente y actualmente ejercen sobre sus cuerpos, identidades y territorios. Desde la necesidad de visibilizar sus resistencias y desarrollar relaciones solidarias os invitamos al conversatorio con Moira Millán, Coordinadora del Movimiento de Mujeres Originarias por el Buen Vivir.

En su voz está su historia, la historia del pueblo Mapuche en la que la mujer no ocupaba un segundo plano, ni la sexualidad era pecado, ni la familia de un solo tipo. Moira Millán, weichafe (guerrera) mapuche-tehuelche y referente de la comunidad Pillán Mahuiza de Chubut, afirma que desde siempre han sido diversas las formas de represión y saqueo hacia el Wallmapu ya que sus territorios son reservorios de biodiversidad, agua, petróleo y otras riquezas mineras, situándolo como un eje geoestratégicamente relevante dentro de las políticas de dominación de las corporaciones transnacionales.

Las múltiples acciones de lucha la llevaron a realizar el documental Pupila de mujer, mirada de la tierra que dignifica la mirada de las mujeres originarias, su sabiduría y experiencias a través del viaje por las comunidades chubutenses de Vuelta del Río, Corcovado y Esquel; también al barrio Quom de Rosario, a Iguazú, Humahuaca y Tilcara, y sus relaciones con cada uno de los elementos: fuego, agua, viento y tierra.

La necesidad de recuperar la memoria, denunciar las violencias, unirse por la justicia reafirmando la vida en los territorios, es desde donde surge la Marcha de Mujeres Originarias por el Buen Vivir: “Es una urgencia visibilizar a nuestras hermanas muertas y violadas que en su mayoría no son hispanohablantes; tenemos centenares de casos de mujeres asesinadas que no salen a la luz pública y queremos poner ese conocimiento en común. Los territorios tienen memoria y este genocidio es una continuidad histórica. Hoy es necesario que la justicia sea el resultado de asumir esta verdad y esa verdad va a emerger en la medida que se nos permita hablar desde nuestros cuerpos/territorios. De no asumirla, nuestros pueblos van a volver a vivir el dolor, las masacres y los genocidios. El horror de los feminicidios y todos los acontecimientos de la última dictadura militar fueron y son el resultado de un laboratorio que se ha hecho con nosotros previamente.[…]

Por eso les pedimos por favor que despierten ustedes, porque hoy vienen por los mapuches pero mañana vendrán por cada uno de ustedes y pronto ni siquiera los territorios van a poder garantizar ni una partícula de vida. La lucha de la nación mapuche no es por la propiedad de la tierra, es por un modo de vida en la tierra.”